Seguidores

martes, 10 de julio de 2012

GALIPOTE EN MI CABEZA.

Decidme si yo tengo
galipote en mi cabeza,
si al asomarme a la historia
pasada de esta tierra,
hallo voces que me dicen,
que me fije en su corteza,
pero rasco con la uña
y oigo, con tristeza,
historias de silencios
que hablan de pobreza,
de hambre y de verguenza,
de sangre en las cunetas,
de bocas que se callan
y ventanas que se cierran,
de decadas de olvido,
venganzas y condenas,
de madres sin sus hijos,
de pechos que se secan,
de misas los domingos,
de yermos en las eras,
de rutas al exilio,
estandartes y banderas,
de beatas y obispos
y de aves carroñeras.
Decidme si yo tengo
galipote en mi cabeza
si encuentro en la vereda cruces
que ya nadie recuerda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada